martes, 26 de abril de 2016

Mi primer relato

7 de abril de 1854: las gotas de lluvia recorrían el frío cristal formando curvas hasta caer en el umbral de la ventana. —John —me llamó Thomas, uno de mis hermanos—, ya ha llegado papá. Me sobresalté un poco, respiré hondo y asentí con la cabeza. —Voy en unos segundos. Mi nombre es John Diment, tal y como dijo mi hermano; tengo 18 años, soy el hijo número 5 de 11 hermanos y vivo en Escocia, con ellos y mi viudo padre. Mi madre murió seis meses después (hace justamente un año) de dar a luz a mi hermano más pequeño tras coger disentería en el hospital en el que trabajaba. Mi padre trabaja en la panadería que hay tras nuestra humilde casa en la que apenas podemos convivir todos juntos, pero hoy el duque de Wellington se irá a España y necesita llevarse a algunas personas. Uno de los candidatos soy yo.


 Bajé las escaleras mientras la madera chirriaba y, de pronto mi padre me llamó también: —¿John?, ¿eres tú? —preguntó desde la cocina, a la que llegué en menos de lo previsto—. ¡Oh mira, estás aquí! Mi padre se llama Robert y es un señor robusto, con poco cabello pero un gran bigote rubio y de ojos azules. En ese momento estaba guardando pan en una bolsa de la despensa. —Papá… hoy es el día. ¿Lo sabes, verdad? De pronto su rostro cambió y dejó el bollo de pan encima de la mesa. —No quería que me lo recordases aún —dijo con seriedad—. ¿A qué hora tienes que estar allí? —A las cinco de la tarde —dije mientras miraba mi reloj de bolsillo—. Es decir, en dos horas… —Deberíamos haber hablando antes de esto, John —suspiró—. Anda, sube a prepararte. Te acompañaremos todos. —Vale… —musité y luego volví a subir. * * * —John Edward Diment —dijo el señor que estaba en la plataforma, que llamaba por orden alfabético a cada hombre que se iba a montar en el barco con el duque. —¡Hermano, ese eres tú! —dijo Roxy mientras Thomas la cogía en brazos. —Sí, peque… Ya tengo que irme. —Cuídate mucho, ¿eh? —dijo esta vez Nick. —Sí, sí… Bueno, ya nos veremos, ¿vale? Os quiero mucho, a todos. —¡Adiós! —decían al unísono, menos el pequeño Gus, que aún no sabía hablar, y mi padre, que se mostraba parcialmente sereno. Y allí los dejé. Dejé a: Louis, Daniel, Casandra, Thomas, Nick, Amanda, Selene, August, Roxy, Gus y mi queridísimo padre. Dejé lo único que tenía por ellos, para protegerles, para hacerles aún más felices algún día. Era como sumergirse en el océano hasta que se acabase la casi eterna bombona de oxígeno y explotar; así me sentía. —¿Quiere tomar una taza de té, señor? —preguntó uno de los asistentes que iba con nosotros nada más sentarme en mi asiento. —No, gracias… ¿Podría decirme cuánto tardaremos en llegar, por favor? —Usted duérmase y verá como el tiempo pasa volando. * * * —¡Eh, tú, levanta! —abrí los ojos y el chico que estaba a mi lado (que si no recuerdo mal, se llamaba Quentin) empezó a darme leves golpecitos en la cara—. ¡Por fin, chaval! ¡Espero que hayas dormido bien! —¿Ya… ya hemos llegado? —¡Sí, venga, vamos! —me agarró del brazo y salimos disparados del… ¿tren? Ni recordaba haberme montado en él después de bajar del puerto. Es más, ni recordaba habernos bajado ya. Luego me giré y allí estábamos frente a ``La Torre´´, la finca en la que permaneceríamos: la finca de Íllora, Granada. —Esto es más grande que mi casa, la panadería de mi padre y mitad de nuestro barrio juntos —dije, aunque en realidad creía que sólo lo había pensado. —¡Guau, te digo lo mismo! Sólo cambiando que ni tengo padre ni panadería —dijo Quentin, aún agarrándome el brazo. Me fijé bien en el terreno: unos 500 m2 muchos árboles y espacio para hacer de todo. También había un poco más lejos un pajar, un establo y tres pozos. También observé a una chica pelirroja de pelo rizado, con pecas y unos ojazos verdes que estaba fumando un cigarrillo mientras miraba por la ventana de una de las habitaciones. —Eh… ¿sabes quién puede ser esa chica? —le pregunté, señalando hacia la ventana. —¿Qué chica? —¡Esa! La de la ven… —volví a mirar mientras seguía señalando y ya no estaba—. ¿Pero qué? ¡Si estaba hace un segundo ahí! —exclamé. —Seguro que ha sido un espejismo o algo así —se burló—. ¡Voy para a dentro con los demás! —Vale, vale. Está bien… —¡Y oye! Mientras estabas dormido uno de los asistentes ha comentado que, según el duque, todo lo que queda de día lo tenemos libre. Nuestras habitaciones ya están asignadas, y mañana a primera hora tenemos que estar en su despacho. —Vale. Gracias por avisar. Cuando Quentin se marchó volví a mirar hacia la ventana, y ahí estaba de nuevo la chica, con el cigarrillo entre los dientes, sonriendo. Su sonrisa podía iluminar hasta el más profundo abismo de este planeta. No me lo pensé dos veces y subí. Cuando llegué notó mi presencia, pero no se apartó de la ventana, y tampoco me miró. Hubo unos segundos de silencio, y luego soltó: —No te ancles al pasado, no sueñes con el futuro, concentra la mente en el momento presente. —¿De dónde has sacado esa frase? —pregunté totalmente curioso y con los pelos de punta. —Es de Buda. ¿Sabes quién era? —No, ni idea. —Ya me lo temía. —¿Por qué? —Por nada —se giró y finalmente me miró mientras daba una última calada a su cigarrillo para luego tirarlo al suelo sin más. —¿Cómo te llamas? —pregunté yo. —Isabel. ¿Y tú? —John… —Vale. —¿Qué haces aquí? —Vivo aquí desde que construyeron este lugar. —¡Vaya! No lo sabía… Pensé que esto se estrenaba hoy y que pertenecía al duque de Wellington… —¿Serías capaz de conocer a alguien que ha muerto? —dijo de repente. —¿A qué viene eso, Isabel? —A nada. Ignóralo. A veces sólo quiero morir. —¿Por qué? No digas eso. —Puede que muera joven, pero moriré inteligente. —¿Qué tramas?... —pregunté con un hilo de voz. —No tramo nada, aparte de intentar mostrarte que el mundo no es lo que parece, que este no es el lugar de muchos de nosotros y que la oscuridad es la ausencia de mi alma. —Isabel… Oye, ¿puedes calmarte un poco? Ven, siéntate en esa silla de ahí y desahógate. —Es demasiado tarde. Sacó un pequeño revólver del calibre 36 y ''¡BANG!'' El cristal gritó mientras se teñía de rojo.



Bueno, pues este ha sido mi primer relato ''en serio'', que escribí hace unos meses para el instituto (saqué un 9'1. Bien, ¿no?) y tenía ganas de compartirlo, y no; no le puse nombre y probablemente sea un poco cutre poner de título de entrada ''Mi primer relato'', pero no sabía que otra cosa poner (acepto sugerencias de títulos en los comentarios). Está basada en hechos reales y adaptada obviamente. John era el abuelo de mi abuela e Isabela si no recuerdo mal fue su primera mujer, pero no se suicidó. Mi tatarabuelo (creo que sería un poco más lejano que eso, pero siempre lo llamo así) que tenía 11 hermanos y era de Reino Unido fue a esa finca con ese duque para trabajar. Eso es lo real, y lo de que conoció a una tal Isabela, obviamente. 

Espero que os haya gustado, la verdad es que me encantaría saber la opinión de vosotros, si creéis que está ''perfecto'', si debo mejorar en x cosa, o si debo seguir escribiendo. 

¡Muchas gracias!
Se despide:

26 comentarios:

  1. Wow!!! Me ha encantado Angie!!
    Seguro que pronto veremos tus libros por las librerías ;)
    Sigue escribiendo!!
    besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso que me has dicho es precioso, de verdad, y también uno de mis mayores sueños. Muchas gracias y buenas noches<3.

      Eliminar
  2. Hola Angie

    Me ha gustado mucho el relato, el final fue muy bueno, y sabes, da igual si al principio no lo haces bien, escribe, escribe y nunca dejes de hacerlo, la práctica hace al maestro. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Me alegro de que te gustase sobre todo el final. Mi maestro dijo que era un poco brusco jaja. ¡Saludos! Y no, nunca dejaré de escribir.

      Eliminar
  3. Muy buen relato^^ Sigue asi que como dice ENTRE LIBROS seguro que vemos pronto tus libros ^^ Un saludo desde paginasysonrisas.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Me ha gustado mucho. El final es impactante y te animo a seguir escribiendo, lo haces muy bien.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Kiara! Muchísimas gracias, de verdad. Espero que pronto vuelvas a leer algo mío.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Vaya, muy buen relato. Lo que más me gusta de un libro es que me deje con ganas de leer más y eso acaba de ocurrirme con tu relato. Espero que decidas continuar porque partes de una base muy buena :) Nos leemos ^.^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! No sabes cuanto me alegro de que te haya dejado con ganas de leer más. Descuida, que seguiré así. ¡Nos leemos muy pronto!

      Eliminar
  6. Hola Angie!!!
    Qué bueno que cuelgues tu relato :D
    A pesar de que los escritos en primera persona no me van mucho, el tuyo no está nada mal :3
    Sigue escribiendo!!!
    Nos leemos, besos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Bueno, pues me alegro que el mío no te haya parecido mal jaja. Seguiré, y muchas gracias<3.

      Eliminar
  7. Creo que te quedo muy bien para ser el primero, con el tiempo uno mejora si sigue haciéndolo por gusto más que nada, felicidades y estaré pendiente de más, saludos :D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Danny. Nos vemos pronto<3.

      Eliminar
  8. ¡Hola Angie! Muchas gracias por pasarte por nuestro blog. Nosotras también nos quedamos por aquí =)

    Sigue escribiendo... Besitos^^

    ResponderEliminar
  9. Hola ^^ Gracias por pasarte por mi blog. Ya te sigo de vuelta.
    El regalo me ha gustado. Tienes talento así que aprovechalo.
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿regalo = relato? jaja. Muchas gracias, corazón. ¡Un beso!

      Eliminar
  10. Hola! Muy buen relato, tambien me gustaria poder escribir algo pero no me termino de animar. Te estoy siguiendo desde la iniciativa Seamos Seguidores. Te dejo mi link por si deseas pasarte por mi blog. Nos leemos!

    fusiondelibros.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo te animo a escribir algo, inténtalo, no te vas a arrepentir. Ahora me paso por tu blog, ¡gracias, y nos leemos!

      Eliminar
  11. Hola.
    Me ha encantado!! No me extraña nada de nada la notaza que te puso, me encantaría leer más relatos tuyos, espero que te animes porque se nota que tienes mucho talento para escribir :)
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh, muchísimas gracias, de verdad! Ahora mismo estoy escribiendo otro, seguro que pronto está por aquí. ¡Besazos!

      Eliminar
  12. ¡Escribes muy bien! Tal vez podrías mejorar un poco en el diálogo, el truco está en meterse de lleno en el personaje y hacerlo lo más cotidiano posible para que así quede natural e impecable, pero el relato está genial, nunca dejes de escribir, angie!<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leerlo y gracias por el consejo, Naibe<3.

      Eliminar
  13. A mí me ha gustado mucho y me encanta todo, desde como está narrado hasta el final, sigue escribiendo y ouede que llegues lejos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Eres la misma chica que me lo ha dicho por Ask? Bueno, muchísimas gracias, de verdad<3.

      Eliminar

No insultes, no hagas spoilers y respeta las opiniones de los demás. ¡Gracias!